En honor a la verdad, la Avda. Brasil nunca tuvo la connotación de barrio. Siempre fue una hermosa avenida, con hermosas construcciones, y que por años ha concentrado principalmente, desde la Avda. Libertador Bernardo O`Higgins hacia la plaza de igual nombre, el comercio de repuestos y accesorios para automóviles.
La proliferación de pubs, cafés, restaurantes, institutos educacionales, uno que otro centro cultural y noches de largo “carrete”, le han otorgado la mención de barrio.

Su paralela vecina, la Avda. Ricardo Cumming, tiene casi las mismas características, más aún, esta avenida cuenta con añosos colegios, últimamente con una universidad y nadie la menciona como el barrio Ricardo Cumming.